<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19586384\x26blogName\x3d::++Visit+our+Net+Label++@++mamushkad...\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://mamushkadogsrecords.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_AR\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://mamushkadogsrecords.blogspot.com/\x26vt\x3d7873649906472303215', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
de onda? con quién? conmigo, o con los narcos?




Si bien el contenido de este post no tiene nada que ver con lo navideño, no está de más aprovechar la fecha para salir del bloqueo que tuve para con este blog en los últimos meses. Y es que además, el 2007 ya es casi un recuerdo, y estamos en esa época en que todo medio afín a nuestra temática se desvive por hacer un balance de lo que el año nos dejó. A mí eso realmente me quema bastante; la cantidad de discos que conocimos este año me resulta tan abrumadora, y los de hace apenas un par de meses, tan lejanos, que optaré por abstenerme de las listas con categorías y respuestas concretas. En cambio, aprovecharé la excusa para volver a la actividad, dosificando a lo largo del verano algunos discos que rescato de este año.
Por el momento, vamos a comenzar con un puñado de discos que conocí a través del SoulSeek, y que han tenido poca o nula cabida en los mp3blogs que acostumbro visitar.

SONGS OF GREEN PHEASANT - Gyllyng Street (2007)
Songs of Green Pheasant es el (muy forro) seudónimo de Duncan Sumpner, un maestro de escuela inglés que cuando no está corrigiendo composiciones tema the cow se dedica a grabar bonitos discos en clave ambient-folk(?). Resulta que hace unos años, Duncan mandó un demo a FatCat Records, donde inmediatamente se encariñaron con él. Ese demo terminó convirtiéndose en su debut homónimo, mientras él se dedicaba a compilar temas de su producción hogareña para su segundo disco, que saldría en el correr de 2006. Yendo al grano, la cuestión es que este tercer disco es, de alguna manera, el primero (al menos concebido como tal) y, si bien el sonido sigue siendo lo-fi, abundan arreglitos más etéreos, que convierten a este puñado de canciones melancólicas en su mejor trabajo hasta la fecha.
Ideal para escuchar en repeat en el bondi que vuelve de la costa parando en todos lados.


MATTHEW DEAR - Asa Breed (2007)
Matthew Dear es un artista electrónico yanqui, tan culo inquieto como cualquiera. Hace unos años fundó el sello Ghostly International, así como Spectral Sound, su subsidiaria más bailoteable, y tomó este tándem como base de operaciones. Desde entonces, ha lanzado tres discos solistas, en la línea de la electrónica minimal, a la vez que remixa temitas ajenos o produce material más duranga bajo seudónimos como False o Audion (se acuerdan del disco de Audion que posteamos hace un montón?). Pero si lo que hoy nos convoca es su material con nombre y apellido, aclaremos que este tercer disco incorpora algunos sonidos acústicos a sus beats mínimos habituales, redondeando bonitas canciones semi bailables, que a lo largo de este verano los harán dudar entre levantarse a mover un poco el cucu, o simplemente disfrutarlas bien de frente al ventilador.
Ideal para escuchar comiendo cubanitos.


BOLA - Kroungrine (2007)
Darrell Fitton es yet another inglés con seudónimo ridículo, pero que en este caso se dedica a la IDM (por Intelligent Dance Music... affff), medio en la onda Autechre, con melodías lindas y rítmicas espásticas. Es cierto, capaz que no lo conoce nadie, pero el chabón ya tiene unos cuantos discos salidos en la última década por Skam Records, un clásico del género, que también ha editado a Boards of Canada e incluso a Autechre. Este disco, si bien no es de lo mejor de su producción, ya que tiene algunos altibajos, cuenta con suficientes temitas copados como para hacernos pasar un buen rato y ver qué nos trae este pibe la próxima vez.
Ideal para escuchar vestido de stormtrooper.


TO KILL A PETTY BOURGEOISIE - The Patron (2007)
En estos tiempos en que cualquiera arriesga una etiqueta que quizá luego todos repetiremos, porque, por idiota que sea, su idea es más o menos explícita, me voy a tomar la libertad de decir que esto es post-noise. To Kill a Petty Bourgeoisie nos regala tiernas vocales femeninas arrastradas por el barro de texturas ruidistas y efectistas, y el resultado goza tanto de la inocencia de las primeras como de la sordidez de las últimas. Un sonido ideal para su pretensión de obra conceptual anti-capitalista: del concepto ni nos enteramos, porque la letras quedan bastante enmascaradas por tanto ruido, pero igual no nos importa porque hablar de concepto suele ser un inflador que un disco que de por sí suena bien no necesita.
Ideal para escuchar manteniéndose en ambiente fresco y seco.


Leandro

OFF-TOPIC:
Una buena manera de despedir el año, al estilo Mamushka Dogs.




THE MAGNETIC FIELDS - "Distortion" (2008)
Regalito navideño de parte de la Mamushka Crew!
Pasaron cuatro años desde la última vez que el querido Stephin Merritt sacó un disco bajo su alias más conocido. En aquel entonces, nos encontramos con una de sus mejores obras, que seguía la línea personal e intimista que también caracterizó a su álbum anterior, "69 Love Songs" (subido a Mamushka hace bastante tiempo ya). Tan personal fue esa obra que Merritt decidió titularla como "I", y —lógicamente— todas las canciones estaban narradas en primera persona.
Tras esto no hubo noticias de Magnetic Fields, aunque (como es sabido) el buen amigo Stephin es un culo inquieto y editó un par de cosas más: su primer disco "oficialmente solista" (que particularmente me emboló bastante) y una nueva entrega de uno de sus muchos proyectos paralelos, The Gothic Archies (también oportunamente posteado en este blog).
Esta vez, el apartado musical sorprende al alejarse del minimalismo cristalino de "I", para regresar en cierta forma a las épocas de "Get Lost", sólo que con mucha más distorsión (de ahí el nombre del disco, claro). Además, nuevamente lo encontramos acompañado en las voces por Claudia Gonson, colaboradora habitual en sus fechorías. Las letras son las habituales de la factoría Merritt: mucho desamor, soledad y desencuentros; las canciones más tristes para alegrar tu noche navideña.
Ahora, si tan sólo regresaran los Future Bible Heroes...
Ideal para escuchar empujando un carrito a través de un páramo devastado por un holocausto nuclear (offtopic: Cormac McCarthy, qué librazo te mandaste...).

B A J A R

Luciano



Sí, amigos! No es un sueño, no es un engaño, no es una historia imaginaria! Volvieron los discos gratis al blog que no regala más pero que regala mejor que ningún otro (y que, además, irradia modestia desde el monitor). En esta ocasión, la idea es convidarlos con álbumes que, a pesar de que son bastante recientes, no son muy fáciles de conseguir (o por lo menos a mí en su momento me resultó complicado hacerlo). Páginas con discos nuevitos y populares abundan y nosotros, como siempre, buscamos marcar la diferencia.
Somos unos copados, sí.

E*Vax - "Parking Lot Music" (2001)
Tal vez conozcan a Evan Mast (la identidad real de este músico electrónico) por ser una de las mitades de Ratatat —el dúo pateaculos que es favorito de los propietarios de este blog—, más específicamente: el que se ocupa de los ruiditos enfermantes. Junto a su hermano E*Rock (estos pibes deben odiar a su madre) manejan el sello Audio Dregs, mediante el cual autoeditaron éste, el primer y hasta ahora único larga duración de este artista que, cuando no toca, se dedica remixar las obras de sus amigos del palo.
Sencillo, volado, minimalista, sutil y plagado de sampleos de lo que se te ocurra, he aquí un disco que se adapta perfectamente a cualquier situación de escucha: para pasear, para flashear, para bailotear un rato, para dejarlo de fondo... En fín, una auténtica obra multiuso.
Ideal para escuchar despellejando a una serpiente como si se tratase de una banana.


Buffalo Daughter - "New Rock" (1998)
Tres japonesas —dos guitarristas y una ruidista(?)— parieron en 1993 a este grupo que se encuentra a mitad de camino entre el rock y la electrónica, pero con el clásico toque de enfermedad mental que caracteriza a los nipones.
En este tercer disco su pastiche sonoro comienza a encaminarse un toque más hacia el terreno de la canción. Un momento a todas luces adecuado para hacerlo, ya que tuvieron su pequeño momento de hype por haber editado el álbum a través del ya desaparecido sello de los Beastie Boys, Grand Royal. Igualmente nunca les llevaron demasiado el apunte; hasta ahora llevan editadas tres obras más, pero esta es la que más me gusta, y como este es un blog netamente autoritario y verticalista, se bajan lo que yo digo.
Ideal para escuchar inventando variantes para la embolante ensalada de frutas con helado de las próximas fiestas.


Hollertronix (Diplodocus & Low Budget) - "Never Scared" (2003)
El productor mega-star Diplo (quien se presenta en esta ocasión bajo el pseudónimo de Diplodocus —en alusión a ese simpático dinosaurio que escupía a un gordo en Jurassic Park, ¿se acuerdan?—) se juntó con su amigo el DJ Low Budget, con quien empezó a tocar a fin de despuntar el vicio del mashup en sendos locales bailables "clase C" de Philadelphia.
En 2003 editaron este primer y hasta ahora único mixtape, en el que nos encontramos con uniones alquímicas y anárquicas que incluyen a The Clash, Missy Eliott, Eurythmics, Beethoven y New Order, entre otros.
Dancehall, hip-hop, house, pop electrónica, el favela funk que a Diplo tanto le cabe... no hay género que estos mocosos insolentes no se animen a recorrer ni tumba que dejen sin profanar.
Ideal para escuchar crucificando mosquitos en palitos de brochette.


We Are Wolves - "Total Magique" (2007)
Para cerrar, vamos con uno que es más nuevito pero al que nadie parece darle mucha bola. Se trata del "sophomore album" (ponele) de un trío canadiense —sí, no todo en ese país es horrendo— que cruza el punk y la electrónica de una manera bastante cruda y primitiva.
En este segundo disco continúan la línea minimalista y experimental marcada por su debut (de hace dos años), y siguen invitando al baile a la vez que a la limadura.
Yyyyy es todo lo que tengo para decir al respecto.
Ideal para escuchar sumergiéndose en las profundidades de un flan mixto.


Luciano